El Cooperador realiza la vocación al apostolado, que le es comun con todos los católicos, siguiendo la vocación salesiana, que lo ileva a comprometerse com la misión juvenil popular de Don Bosco y a vivir su espiritu.